Felicidad: saber que nadie te puede hacer sentir enfado

isotipo-azul-75

Sentir enfado es algo que todos hemos experimentado alguna vez. Y duele cuando me enfado, puede ser que pienses. Sí. ¿Y si te dijera que está en tu mano ser feliz, sentir felicidad, incluso aunque ocurran ciertas cosas que hasta ahora sacaban lo peor de ti? La vida es según la interpretamos. Y muchas veces, nuestro enfado es la consecuencia de una interpretación equivocada de las circunstancias.

El poder de la interpretación

¿Por qué nadie te hace enojar?

¿Te han hecho sentir enfado alguna vez las palabras o acciones de alguien? ¿Eres consciente de aquello que «te hace enojar»?

  • Que los niños tarden en vestirse y desayunar por las mañanas.
  • Que tu pareja no haya hecho lo que dijo que haría.
  • Que tu jefe te trate mal.
  • Que alguien te diga que no vales para nada.

Hace algunos años yo también creía que eran los niños, mi pareja, las situaciones o personas, las que «me hacían enojar». Pero me liberé de eso. ¿Cómo? Al entender que el enojo está relacionado con la interpretación que hacemos de los acontecimientos y con nuestras expectativas sobre los demás y sobre la vida. Nadie puede hacerte sentir enfado  quienes nos enojamos. En este artículo, exploraremos este concepto y profundizaremos en cómo nuestras percepciones y reacciones influyen en nuestra experiencia emocional. Al comprender esto, podrás liberarte del control que los demás parecen tener sobre tus emociones y encontrar una mayor paz interior.

Sentir Enfado

1. La importancia de la interpretación:

La manera en que tú interpretas las circunstancias, los hechos, es subjetiva y personal. Tienes tus propios filtros mentales, que se han creado debido a tus experiencias, creencias, valores, educación e incluso tu genética.  Te pongo un par de ejemplos y lo verás con claridad.

Tú y tu pareja llegan tarde a una cena con amigos. Uno de ustedes puede interpretar el retraso como un simple contratiempo. Y el otro puede estar muy enojado, porque interpreta la impuntualidad como una falta de respeto hacia los amigos y puede sentirse avergonzado. Las reacciones emocionales de cada uno reflejarán las interpretaciones individuales de la situación.

Un niño derrama un vaso de agua. Desde la ira, lo puedes ver como una negligencia, y regañas  al niño. Desde la comprensión, lo percibes como un accidente y actúas calmadamente.

Pruébalo. Piensa en las situaciones en las que habitualmente te enojas. ¿Cuál es tu interpretación? ¿Qué pasaría si tu interpretación fuera diferente, positiva?

2. Las expectativas y su influencia en las emociones:

Aquello que tú esperas que suceda, tus expectativas también determinan que podamos sentir enfado ante las acciones de los demás. Con expectativas poco realistas o inflexibles sobre cómo deberían comportarse o responder los demás, es más probable que llegues a sentir enfado si tus expectativas no se cumplen.

Si esperas que tus padres o tu pareja te elogien, sentirás decepción si no lo hacen. Sin embargo, si comprendes que expresan amor de otras formas, puedes sentirte mejor.

Si esperas que tu pareja siempre esté de acuerdo contigo, te molestarás cuando surjan desacuerdos, pero al aceptar que ambos tienen opiniones diferentes, puedes comunicarte de manera más abierta y comprensiva.

Presta atención a tus expectativas. ¿Qué crees que deberían hacer los demás? ¿Te enojas cuando no lo hacen? Ahí tienes la clave. Cambiando tus expectativas, cambian tus emociones.

3. La responsabilidad de las propias emociones:

Tú no puedes controlar las acciones de los demás, o los hechos cotidianos. Pero sí puedes decidir cómo interpretas esas acciones y esos hechos y cómo eliges responder.

Vas tarde, y te encuentras con un atasco de tráfico. Puedes elegir, sentir frustración y ansiedad, o puedes tener paciencia y aceptar que poniéndote mal el tráfico no mejorará.

Si alguien te contradice, puedes optar por enojarte y responder con agresividad, o puedes tomarlo como una oportunidad para escuchar diferentes perspectivas y responder con calma y respeto.

¿Qué emociones quieres sentir? Elige interpretaciones que te ayuden a sentir esas emociones y no las contrarias.

4. La práctica de la empatía:

Quizás otras personas puedan sentir enfado cuando tú haces o dices algo. ¿Verdad? Una forma poderosa de transformar tus reacciones emocionales es practicar la empatía. Intenta comprender el punto de vista de los demás, al analizar las situaciones con comprensión y compasión, reduces la probabilidad de sentir enfado.

Recuerda que aquellas personas con las que te enfadas, son personas a las que quieres. Elige mirarles con empatía y compasión.

5. El poder del autoconocimiento y la autorreflexión:

Conocerte y reflexionar sobre cómo piensas y actúas te ayuda a comprender tus propias reacciones emocionales. Con la práctica podrás identificar tus patrones de pensamiento y comportamiento que te llevan a enojarte o molestarte fácilmente.

Los demás no hacen, generalmente, las cosas para enojarte. La próxima vez que llegues a sentir enfado, detente y reflexiona. ¿Cuál está siento tu interpretación de la situación? ¿Son tus expectativas realistas, o son inflexibles y poco realistas?

Eres responsable de tus reacciones. Y también de tu felicidad.

Saber que puedes elegir una respuesta consciente y positiva te da un gran poder. El poder de liberarte del dolor del enojo. El poder de mejorar tus relaciones, tu vida y la de los demás.

Viki Morandeira

Puedes leerme en Substrack.

isotipo-azul-75

Acerca del autor

Reader Interactions

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  Acepto la política de privacidad

vikimorandeira.com te informa que los datos de carácter personal que me proporciones rellenando el presente formulario serán tratados por Gabriela Verónica Morandeira Parejo como responsable de esta web. Finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales: gestionar el alta a esta suscripción y remitir boletines periódicos con información y oferta prospectiva de productos o servicios propios y de terceros afiliados. Legitimación: Consentimiento del interesado. Destinatarios: Gabriela Verónica Morandeira Parejo Ver política de privacidad. Derechos: Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en coachingparaprotagonistas@hotmail.com así como el derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control. Puedes consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos en mi página web: vikimorandeira.com, así como consultar mi política de privacidad.

0

Decenas de miles de rupturas matrimoniales se producen cada día en el mundo

¿estás dispuesta a luchar

por lo que realmente amas?

¿Vas a permitir que tu familia sea un caso más?