errores en el matrimonio

Errores en el matrimonio

isotipo-azul-75

¿Quién en su sano juicio, cometería errores en el matrimonio, que dañen a la persona que más quiere , sabiendo que son errores?

Nadie. Yo no he conocido, hasta ahora, a ningún cliente que me haya dicho: Si, lo hice sabiendo que era un error y que eso lastimaría a mi pareja o Si, lo hice así porque quería dañarle. No somos conscientes de nuestros errores, de aquellos que nos han generado un conflicto de pareja.

Ahora bien, esta frase es PURA REALIDAD:   Aun con buenas intenciones, conseguimos pésimos resultados!!!! Los errores que cometemos sin saber, sin querer, igualmente son errores y tienen consecuencias. Las grietas que se forman en las relaciones, tiene como origen pequeños gestos a veces invisibles, una palabra, una situación, eso que no dijimos, pero también eso que no supimos pedir… errores en el matrimonio que pueden llevar a una pareja hermosa al borde de una separación.

Errores en el matrimonio

Cuando me estaba formando en coaching ontológico, nuestro profesor nos dijo esa frase. A veces, no analizamos lo que significan las frases, no las trasladamos a nuestra vida, a nuestra realidad…. Pero como yo ya había pasado por la crisis de los 40 de mi esposo, al leer esa frase, mi mente volvió para atrás y la relacioné con la situación vivida. Muchas veces yo había tenido buenas intenciones cuando cometí errores, porque incluso con esas buenas intenciones, mi esposo había sufrido, yo había conseguido un resultado diferente al que hubiera deseado… tuve pésimos resultados.

Cuando nuestro matrimonio entra en crisis, es necesario aceptar que hemos cometido errores. Sin saberlo, sin quererlo, sin ser conscientes. En el momento en el que podemos reconocer un error, estamos en disposición de pedir disculpas, de decir Lo siento, si con nuestras actitudes nuestra pareja ha sufrido. Poder reconocer un error es el paso indispensable para solucionarlo. ¿Cómo podemos no hacer algo que no sabemos que estamos haciendo? Puede parecer extraño, increíble, pero es así.

Errores, un 50% responsabilidad de cada uno

Antes de entrar en crisis, ¿eras consciente de que algunas veces imponías tu forma de hacer las cosas y que eso le podía doler a tu esposo? ¿Eras consciente de que tener la razón, a veces en temas que no tenían tanta importancia, dañaba la relación con tu pareja? ¿Eran ellos conscientes que al ceder, al no explicarnos que querían hacer las cosas a su manera, estaban cometiendo un error y eran los que propiciaban su propio dolor?

Cuando llegamos a un punto en el que se genera una crisis de pareja, es necesario asumir que cada uno tiene un 50% de responsabilidad.

Si, posiblemente, como suele ser habitual, la mujer ha conseguido, con argumentos, con buenas palabras, chantaje emocional o incluso levantando la voz, que se hiciera algo a su manera. Podemos asumirlo, en ello nos corresponde un 50% de responsabilidad. El otro 50% les corresponde a los hombres, por ceder, por su frustración cuando no saben explicarse para dejar claro que NO quieren hacerlo a nuestra manera, por su comodidad, en la que se evitan un conflicto, diciendo, Vale, hazlo como tú quieras, pero internamente se van pensando que deberíamos haberlo hecho como ellos querían.

El primero en pedir perdón es el más valiente

Los dos cometemos errores en el matrimonio. Y no solo es necesario asumir nuestra parte de responsabilidad en que nuestra pareja esté en una situación crítica, sino que también podemos pedir perdón por el dolor que pudimos generar, sin ninguna intención de que la persona que más queremos, sufriera.

A veces, desde el enfado, la rabia o la frustración, por lo que ha hecho o no ha hecho tu pareja, se te hace difícil decir Lo siento. ¿Por qué tengo yo que pedirle perdón si el también se comportó mal? o ¿Yo, decirle lo siento, si ha sido él quien se ha comportado mal?

Es necesario separar dos cosas. Por un lado, lo que a ti te ha dolido. Y por otro, lo que tú puedes  haber hecho que le causara dolor a tu esposo. Si has cometido errores, si has levantado la voz, incluso aunque creyeras tener motivos para ello, discúlpate. Suavizará la situación. Mostrará tu empatía.

Error. No sabemos lo que el otro siente

A tí te han dolido algunas situaciones, y quizás tu pareja no lo sepa. Ten por seguro que él también ha tenido momentos de dolor, y no lo dijo. Ahora, en este momento , si lo notas ofendido, enfadado, a la defensiva, muy probablemente su actitud está derivada de este dolor que  acumula. El no sabe que uno es quien elije que las situaciones le duelan o no, según su propia interpretación. Quizás tu tampoco lo habías pensado así. Es normal. Creemos que el otro «debería» hacer tal o cual cosa para que nosotros seamos felices… y si no lo hace… no podemos más que sufrir. En su 50% tu esposo ha cometido errores, y tú, en tu parte. No existe ninguna relación que llegue a una crisis donde una de las dos partes haya cumplido con su 50% al 100%.

Si tu pareja está pasando por un momento delicado, si discuten mucho, si hay mucha tensión, no sigas intentando que te de la razón. Para, frena, piensa.

Para mejorar una relación de pareja, para evitar un divorcio, quizás durante la crisis de los 40 del hombre, tú puedes hacer mucho más de lo que te imaginas. Ante una situación así, es importante asumir, ACEPTAR  y reconocer que hemos cometido errores, y por supuesto, es el momento de disculparse.

el primero en pedir perdon es el mas valiente

Y lo más importante es NO JUSTIFICAR por qué has hecho lo que has hecho, sino repetir, las veces que sean necesarias (en varias conversaciones, no quieras arreglar 10 años de errores en una larga charla porque solo conseguirás que salga corriendo) Repetir.

Lo siento, fue un error. Me disculpo.

LO SIENTO, NO ERA CONSCIENTE DE MI ERROR. LO SIENTO, AUN CON BUENAS INTENCIONES NO ERA CONSCIENTE DE QUE CONSEGUIA PESIMOS RESULTADOS. LO SIENTO, NO ME DI CUENTA QUE PENSANDO EN LO MEJOR PARA TI ESO TE HACIA DAÑO. LO SIENTO… repite la misma frase, el mismo mensaje, con distintas palabras, NO PARA QUE TE DE LA RAZÓN EN ESE MOMENTO, NO DESDE EL MIEDO A  PERDERLE. NO DESDE LA URGENCIA POR QUE TE AME, sino desde la humildad y la sinceridad de reconocer que pudiste hacer algo mal y lastimarlo. Para que ese mensaje sea una semilla, sea algo que siembras en su mente y que le ayude a comprender que TU NO QUERÍAS DAÑARLO.

A nuestra pareja le resulta bastante complicado entender que no nos diéramos cuenta de nuestros errores, de estar haciéndolo mal. (y tampoco es consciente de no haberse dado cuenta de sus errores) Pero a partir de ahora, muchos de los errores que has “notado” ya no los cometerás. Esto, estos cambios que harás en tu manera de comunicarte con él, estos cambios que harás en la forma en que le hablas, le tratas, opinas, o incluso guardas silencio, son la manera de demostrarle que ahora has comprendido y cambiado.

Tus cambios tienen que notarse. NO sirve de nada que le digas, lo siento, me equivoqué en el pasado, y que ahora, en el presente, sigas repitiendo los mismos errores por los que estás disculpándote…. No, no sirve de nada.

El lo siento, un primer paso

Por supuesto, si estamos en medio de una crisis en el matrimonio, quizás ya nos ha pedido el divorcio o mantiene que no nos quiere como nos debería querer, las cosas no se solucionan con un Lo siento, me equivoqué, perdóname y que todo vuelva a ser como antes. Lamentablemente es algo bastante más complejo.

Los errores en el matrimonio a veces son las justificaciones que utiliza un hombre para hablar de divorcio o separación. Creen que su esposa es la responsable de su infelicidad (error) e incluso es muy habitual que culpen a la esposa por la infidelidad!! No, no es ser caraduras. Es que así lo están viviendo. Suelen decir «Me sentía solo, tú no me prestabas atención». «Éramos como compañeros de piso y no una pareja»

Como te decía, esto es cuestión de tiempo. Una persona que lleva pensando durante semanas, meses, que todo va mal entre ustedes, que no es feliz, que no siente lo que debería sentir, que vive en una relación que le hace mal, que le asfixia, pensando que no vas a cambiar no podrá ver el futuro juntos como algo mágico de un día para el otro. Necesita tiempo para reelaborar sus pensamientos y cambiarlos por otros.

Aceptación

Tu impulso “primitivo” es querer sentarlo y soltarle un monólogo con el que tratas de convencerlo de que se equivoca, de que hay futuro juntos, de que te tiene que perdonar, de que tiene que darle una oportunidad a la relación , de que va a volver a amarte…. Tu impulso ante una situación de crisis que te produce dolor, es querer que esto se resuelva YA, en una sola conversación, en la que tu pareja comprenda , te dé la razón y cambie su frialdad por el cariño al que te tenía acostumbrada….

Desafortunadamente en 11 años de profesión, jamás he visto que esto ocurriera. Lo que si he visto ha sido cometer el error de querer hablar, hablar, y hablar, desde la desesperación normal que se siente en esta crisis. Presionar, soltar un monólogo interminable, del que escapan rebatiendo cada palabra que sus mujeres les han dicho.

No quieras que te dé la razón en una sola charla.

Con tu pareja, ahora, es mejor UN PAR DE FRASES concretas, cortas, un par de preguntas, y luego el silencio, luego te retiras, para que medite, para que piense, para que elabore una respuesta, una opinión.

Aprender a utilizar este tipo de comunicación ahora es muy importante.

Un mensaje, concreto, como en los anuncios de la televisión, que buscan las mejores palabras porque cada segundo de publicidad les cuesta un dineral… Asi es como habrá que hablarle algunas veces. Cada palabra que digas es vital y carísima. NO hables de mas, no desperdicies las oportunidades en las que te está escuchando. Si empiezas a hablar y hablar, a no decir nada, a repetir frases y afirmaciones con las que no está de acuerdo, DESCONECTARÁ. CAMBIARA DE CANAL.

Puedo ayudarte

Lo se. No es fácil. Hay una frase que dice, No podemos resolver un problema dado, pensando de la misma manera en que pensábamos cuando se originó el problema. Todas las mujeres a quienes he acompañado a salvar sus familias, a corregir los errores en el matrimonio, lo han logrado porque han podido cambiar su manera de pensar. Han aprendido a ver la realidad con otros ojos. Puedo ayudarte a que tú también tengas esa nueva comprensión. Semana tras semana puedo ver como parejas que otros ya daban por «divorciadas», finalmente salen adelante.
Escríbeme y analizamos cómo hacerlo posible en tu caso. O búscame en facebook.

[contact-form][contact-field label=»Nombre» type=»name» required=»true» /][contact-field label=»Correo electrónico» type=»email» required=»true» /][contact-field label=»Web» type=»url» /][contact-field label=»Mensaje» type=»textarea» /][/contact-form]

isotipo-azul-75

Acerca del autor

Reader Interactions

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  Acepto la política de privacidad

vikimorandeira.com te informa que los datos de carácter personal que me proporciones rellenando el presente formulario serán tratados por Gabriela Verónica Morandeira Parejo como responsable de esta web. Finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales: gestionar el alta a esta suscripción y remitir boletines periódicos con información y oferta prospectiva de productos o servicios propios y de terceros afiliados. Legitimación: Consentimiento del interesado. Destinatarios: Gabriela Verónica Morandeira Parejo Ver política de privacidad. Derechos: Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en coachingparaprotagonistas@hotmail.com así como el derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control. Puedes consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos en mi página web: vikimorandeira.com, así como consultar mi política de privacidad.

0

Decenas de miles de rupturas matrimoniales se producen cada día en el mundo

¿Vas a permitir que tu familia sea un caso más?

¿o estás dispuesta a luchar

por lo que realmente amas?