el arte de no amargarse el matrimonio

El arte de no amargarse el matrimonio

isotipo-azul-75

Un silencio cortante, una mala cara, un gesto de fastidio, un “tono de voz” sarcástico, una respuesta agresiva…. Pésimas maneras de comunicar, de interactuar con la pareja que son fruto del exceso de confianza. Día a día puedes mejorar y hacerte experta en El arte de no amargarse el matrimonio. al mejorar tu manera de relacionarte con tu pareja. Muchas veces no somos conscientes de que respondemos y actuamos con poco tacto, sin tener conciencia en el efecto que causa nuestra manera de responder y/o actuar sobre nuestra pareja y por ende, sobre nuestra relación.

Si te pregunto si quieres a tu pareja, lo más probable es que respondas que Si, por supuesto que le quieres!  Pero puedo decirte que, si alguien le pregunta a tu pareja si se siente amado, puede dudar al dar una respuesta.

Este es un tema muy importante y es necesario reflexionar sobre esto. ¿Cómo es tu actitud hacia tu pareja cuando te enfadas por algún motivo? ¿Utilizas el silencio como castigo cuando estás enojada? ¿Pones mala cara cuando tu pareja decide hacer algo que tú no apruebas?

El amor no es algo que se tiene o no se tiene, sino algo que se ejerce. Amar es un verbo. No es un sustantivo. A menudo, por exceso de confianza, tratamos de una manera perjudicial para el futuro de nuestra relación, a la persona que más decimos amar, y encima, lo peor de todo, es que NO SOMOS CONSCIENTES de ello.

Yo no era consciente que mi carácter estaba siendo “agrio, amargo” porque yo justificaba mi comportamiento, mis actitudes, con el estrés de la vida diaria. No había asumido aún que yo era responsable de mi respuesta, hicieran lo que hicieran los demás. Me justificaba en estar

el arte de no amargarse el matrimonio

El arte de No amargarse el matrimonio de Viki Morandeira

abrumada por el trabajo, por tres niños, por la casa, la comida, la ropa, el colegio, por miles de preocupaciones y “cosas” importantes para hacer…. Mis errores, al no ser consciente de mi manera de relacionarme con mi esposo, en el día a día, fueron mi responsabilidad. NO puedo, ahora, responsabilizar a nadie más que a mí. Aunque en el momento en el que mi esposo me pedía el divorcio yo no creía haber cometido errores, justificaba mis enfados, mis críticas y mis reproches, por la manera en que mi esposo no colaboraba en la casa, o por su egoísmo al irse a correr en lugar de ayudarme con los niños. Y sin saberlo, yo misma estaba alejando a la persona que más quería. Fue necesario asumir con humildad mis propios errores, hacer mi 50% mejor, bien al 100% para así recomponer la relación y evitar el divorcio.

¿Eres experta en El arte de no amargarte el matrimonio o en amargártelo? Piensa en esto, cuando justificas tus actos en situaciones externas no estás siendo responsable de ti, y nada podrás cambiar. Cuando asumes la responsabilidad, mejoras tu manera de relacionarte con los demás y la relación cambia. Para recuperar una relación durante la crisis de los 40, para mejorar un matrimonio, es necesario comprender que nuestros actos pueden lastimar, incluso sin querer hacer daño.

¿Por qué trataríamos sin respeto, sin amabilidad, sin cariño a la persona que más amamos si no es por exceso de confianza y por desconocimiento del daño que le estamos haciendo, por ejemplo, al poner mala cara?

Cada palabra, cada gesto, cada momento compartido es una oportunidad para tratar con respeto y delicadeza a la persona que más amamos. Es necesario dejar de lado nuestras emociones, nuestras prisas, para recuperar ese trato cariñoso, amable, respetuoso que teníamos al inicio de la relación.

Cuando amas no tratas mal a la persona que amas

Afirmar esto puede hacer que dudes del amor de tu pareja, si te trata mal. O así puede sentirse tu pareja, si siente que no le tratas como necesita. Muchas personas pueden pensar que tratar mal a alguien está relacionado con el desamor. En la realidad puede llegar a ser bastante diferente. La convivencia tiene roces, pero no son por falta de amor, sino por falta de inteligencia emocional, por falta de asertividad, por un nivel bajo de conciencia sobre la pareja. En un momento de crisis de pareja es necesario asumir con humildad que podemos haber cometido errores. Y que somos responsables del resultado de nuestros actos.

Cuanto más tiempo pasamos juntos, más posibilidades tenemos de cometer estos errores. Y la gran mayoría de las veces, SOMOS MUY BUENAS PERSONAS!!! Puedo asegurarte que las personas con las que trabajo brindándoles coaching de pareja, son personas excelentes, que no han sido conscientes de estar haciendo algo que alejaba emocionalmente de ellas a la persona que más amaban. Yo tampoco era consciente, y casi lo pagué muy caro.

Discutimos, como todas las parejas, por tonterías, puede pasar de ser algo que aceptes con normalidad, a ser la semilla que haga germinar el final de una hermosa relación. Discutir, contestarse mal, levantar la voz, mostrarse exigentes, poco respetuosos o impertinentes i lo estás justificando daña tu relación. Cuando esta manera de comunicarse y relacionarse está demasiado presente en tu matrimonio los dos estarán sufriendo.

Conexión Emocional en la Pareja

En el día a día, cada interacción con tu pareja puede ser un momento de conectar emocionalmente. Aquello que dices, cómo lo dices, qué palabras utilizas, tus gestos, tu manera de mirar son parte de la comunicación con tu pareja. Si estas interacciones son amables, agradables, recibirás con mayor probabilidad una respuesta positiva. Si tu actitud hacia tu pareja está cargada de frustración, rabia, desaprobación, hastío…probablemente recibirás una respuesta negativa. Se siembra lo que se cosecha, ¿no es así?

¿Eres consciente que la respuesta de tu pareja no solo depende de su estado de ánimo o de su carácter, sino también de cómo es tu actitud hacia el otro? Por culpa de un exceso de confianza puedes tratar con menos cariño y con menos respeto a la persona que más amas. Yo no me di cuenta de estar haciéndolo mal.

Nunca es tarde para corregir errores. Pero para poder cambiar y mejorar es necesario saber cuáles son tus errores de comunicación, cuáles son las situaciones en las que en lugar de conectar están propiciando una des-conexión emocional entre ustedes.

Quizá no eres consciente de tu falta de empatia. Recuerda que es un error que creas que tu enfado está justificado. Nada justifica tratar de manera hostil a la persona que hemos elegido para formar nuestra familia. O castigarle con el silencio. Este es uno de los daños más grandes que podemos hacer a una relación. No dar explicaciones, pretender que tu pareja te lea la mente o adivine qué ha hecho mal. El arte de no amargarse el matrimonio es un arte que puedes aprender.

Una pareja basada en una buena comunicación y con una conexión emocional fuerte puede salir victoriosa de una crisis de los 40 en el matrimonio. Una pareja donde se descuide la interacción diaria, donde no seamos cuidadosos con nuestros malos gestos, puede acabar en divorcio durante la crisis de la mediana edad. No es cuestión de suerte. Es cuestión de sembrar solamente aquello que deseamos cosechar.

isotipo-azul-75

Acerca del autor

Reader Interactions

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  Acepto la política de privacidad

vikimorandeira.com te informa que los datos de carácter personal que me proporciones rellenando el presente formulario serán tratados por Gabriela Verónica Morandeira Parejo como responsable de esta web. Finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales: gestionar el alta a esta suscripción y remitir boletines periódicos con información y oferta prospectiva de productos o servicios propios y de terceros afiliados. Legitimación: Consentimiento del interesado. Destinatarios: Gabriela Verónica Morandeira Parejo Ver política de privacidad. Derechos: Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en coachingparaprotagonistas@hotmail.com así como el derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control. Puedes consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos en mi página web: vikimorandeira.com, así como consultar mi política de privacidad.

0

Decenas de miles de rupturas matrimoniales se producen cada día en el mundo

¿Vas a permitir que tu familia sea un caso más?

¿o estás dispuesta a luchar

por lo que realmente amas?