Sepárate, no te mereces que te trate así.

crisis de pareja

Esta frase, “Sepárate, no te mereces que te trate así” o cualquiera de sus variantes, es habitual escucharla cuando nuestro matrimonio pasa por una crisis de pareja en la que además puede probablemente haber una infidelidad.

Presas del dolor y del desconcierto de esta situación, algunas veces recurrimos a personas amigas o familiares, porque apenas podemos creer lo que nos está sucediendo. Encontrarnos de pronto, luego de 15 o 20 años juntos, (incluso más) con que nuestra vida se viene abajo es un duro golpe que ni en nuestras peores pesadillas habíamos imaginado vivir.

Crisis de Pareja

Enfrentarnos a una crisis matrimonial, en primera persona, es durísimo. Creíamos que esto les pasaba a las parejas que no se amaban, a las que discutían siempre, a las que se llevaban muy mal, a las que NO hacían las cosas bien. Por consiguiente, pensábamos que nuestro matrimonio se encontraba libre de peligro, exento de poder pasar por un divorcio porque hacíamos las cosas bien. O por lo menos eso creíamos!!

Hasta que nuestra pareja nos dijo que “No sabía si nos quería” (o te ha pedido tiempo, o te ha dicho que te quiere pero no te ama, que se ha agotado la pasión, que ya no siente lo que debería sentir, que son como dos compañeros de piso, que no es feliz y necesita vivir). Ante una revelación como ésta, lo más normal es que entremos en shock.

En realidad nunca se está preparado para escuchar algo así. Jamás nos imaginábamos que amar dolería tanto, lo sé, conozco perfectamente ese dolor. Y a veces, aunque tengas amigas, amigos y familiares que quieran apoyarte, en momentos como estos, las palabras con las que intenta animarte, consolarte, poco consuelo pueden darte.

No les culpes.

Si no han pasado por una situación como esta, con su futuro pendiendo de un hilo, en realidad no pueden entender que estas no son las palabras que necesitas oír en este momento. Quieren ayudar, te aprecian, te quieren, se preocupan por ti, y lo único que intentan es que sufras menos, que dejes de sufrir. Y te recomiendan dejar a tu pareja, echarle de casa, separarte, odiarlo, porque creen que así acabará tu dolor. ¿Tú crees que dejando a tu pareja todo tu dolor se esfumará? La verdad es que no, y estas personas, con muy buen corazón, como no han pasado por el dolor de ver su matrimonio a punto de separarse no pueden ayudarte. Lo hacen con mucho amor hacia tí, lo hacen porque te aprecian y no les gusta verte sufrir pero aun así, con todo le amor que te tienen, y deseando lo mejor para tí, cometen el error de hablarte sin la necesaria empatía que necesitas en un momento tan traumático como este. Conocen tu dolor, pero no entienden cómo ayudarte realmente para aliviar tu dolor.

Pueden decirte: “Y déjalo, no mereces sufrir por este hombre”. “Olvídate de él, es una mala persona, ¿cómo te va a hacer esto a ti?” “Cuanto antes lo olvides, antes vas a rehacer tu vida”, ¿Cómo puedes amarlo y sufrir por él con lo mal que se está portando?

Sus intenciones, hacia ti, son buenas, sí. Pero … ¿Es eso lo que tú quieres hacer? ¿Qué ocurre si tu lo que sientes es que le amas y quieres luchar por recuperar tu matrimonio? ¿Se han preguntado si lo que ellos creen mejor para ti es lo que tú sientes que quieres y necesitas hacer? No son conscientes, que la cuestión ahora no es si tú lo mereces o no lo mereces, sino que lo importante, lo que verdaderamente importa es que es tu marido, tu esposa, TU PAREJA, con quien vivieron muchos años felices y tienes la certeza de que pueden aún seguir siendo felices.

El divorcio no es el único camino tras una crisis de pareja, o el destino inevitable de una relación donde ha habido infidelidad. Desde el 2010 trabajo como coach acompañando a mujeres y hombres en procesos difíciles, donde nuestra meta no solo es mantener unido el matrimonio, sino lograr que ambos puedan ser felices tras una crisis. Y lo logramos, muchas veces cada año.

testimonio Carolina Arg

Crisis de Pareja

Si estás pasando por una crisis de pareja, si tu esposo te ha pedido el divorcio, un tiempo, una separación temporal, ten en cuenta que puedes ser parte de la solución y no quedarte siendo parte del problema. ¿Para ti tu esposo es ese mal tipo del que tienes que alejarte y al que tienes que olvidar, para así, ponerte rápidamente a rehacer tu vida? NO. No creo que pienses eso. A mi, de solo imaginar eso me daban nauseas.

Porque para mí no es concebible que una persona que te ama durante 20 años pueda dejar de amar así sin más. ¡¡A mí no me cabía en la cabeza!! Y busqué comprender a mi esposo y comprender la situación de crisis personal que estaba viviendo. Elegí no quedarme en el papel de víctima, de mujer engañada, de pobrecita, sino que busqué entender, ¿qué pasa? ¿por qué está pasando esto?

que le pasa a mi esposo libroY necesite ponerme en la piel de mi esposo, para reconocer mis errores, para reconocer las piedras que yo misma estaba poniendo en nuestro matrimonio. Necesité comprender qué pasa por la cabeza de un hombre a los 40, cuando siente que o hace su vida ahora o ya está todo perdido. ¿Qué es lo que se perdía si no lo hacía ahora? ¿Qué es lo que sentía que no podía hacer al lado mío? ¿Cómo podía mostrarle yo que SI PODÍA VIVIR Y SER FELIZ sin necesidad de separarnos, sin necesidad de que nuestros hijos sufrieran por la ruptura de su familia?

En aquellos momentos de crisis de pareja escuché mil veces que lo dejará, que me rindiera, que yo no me merecía esto. Pero mi corazón me pedía que luchara, todo mi ser quería entender y llegar a recuperar la relación. Estaba segura que en medio de todo ese caos y de tanto dolor, aún había amor. Yo sabía cómo me amaba mi esposo, y comprendí que el también sufría. No podía rendirme y dejar que 21 años de felicidad desaparecieran para siempre.

LUCHE. LUCHE MUCHOS MESES, hasta que cuando parecía que todo se iba a acabar,  con los papeles del divorcio en la mano, con todo preparado para la mudanza, cuando más negro estaba, todo lo que yo había luchado, aprendido y sembrado, dio frutos. En lugar de dejarme a mi, ese día, decidió quedarse  y nuestro matrimonio tuvo la oportunidad de recuperarse.

Desde el 2010 hemos repetido esta historia muchas veces. Con muchas mujeres con las que he trabajado como coach durante sus crisis de pareja, por la crisis de los 40 Y aunque no en todas las veces fue posible evitar la ruptura, todas las veces que evitamos el divorcio hacen que me reafirme en que vale la pena intentarlo. Bueno, en realidad si vale la pena invertir en recuperar a tu esposo, eso solo tú puedes decidirlo, porque tú eres quien conoce a tu esposo, y si ha sido un buen hombre, un buen compañero de vida, si ha habido amor y respeto… entonces, puedes hacer que valga la pena todo el esfuerzo.

 

No hay nada que de más satisfacción, para mi, que pensar en los niños y niñas que siguen teniendo una familia unida gracias a que mis propios hijos estuvieron a punto de perder la suya. Esa satisfacción es enorme y me mueve a ser insistente a la hora de responder a los mails desesperados, porque sé que hay soluciones, porque sé que podemos intentarlo, porque sé que lo conseguimos en muchos casos y porque tu familia puede ser una más de las que siga adelante tras este bache.

Cuando yo misma estaba luchando por recuperar el amor de mi esposo también tenía dudas de si lo lograría o no. En uno de mis peores días puse en facebook que alguien me golpeara para reaccionar y darme cuenta que todo se había acabado. Por el contrario, una amiga que había pasado por lo mismo me escribió y me dijo que ella me daba ese golpe, pero para que luchara, para que siguiera intentándolo, para que hiciera lo que me pedía el corazón y no dejara que esta crisis de pareja acabara con mi familia. El 6 de junio del 2016 celebramos con mi esposo 29 años desde que nos pusimos de novios. Nada de esto sería posible si me hubiera rendido aquel día. El futuro no está escrito. Lo escribimos cuando tomamos decisiones y apostamos por lo que realmente queremos.

Viki Morandeira

Coach Ontológico Personal y de Pareja

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *